Usted está aquí: Formación Instituto Superior de Teología de Canarias  
 FORMACIÓN
Instituto Superior de Teología de Canarias
Aula Manuel Alemán
Bibliografía
Formación permanente
Formación en línea
Formación general
Formación moral
Formación bíblica
Formación teológica
Formación filosófica
Formación científica
Formación derecho canónico
Formación espiritual
Formación justicia social
Formación mariológica
Formación catequética
Formación ecuménica
Formación misionera

HISTORIA: XII JORNADAS IGLESIA EN CANARIAS-4
 

XII JORNADAS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA EN CANARIAS

Crónica del cuarto día: jueves, 29 de noviembre de 2007

“La visita al museo es algo más que una propuesta turística”

José Lavandera, Director del Archivo Histórico Diocesano de Canarias

El denominador común que preside la tarde del jueves es la liturgia. La sesión de hoy se abre con la ponencia de “El arte al servicio de la liturgia”, ofrecida por Aurelio García Macías, delegado diocesano de liturgia de Valladolid. El Concilio Vaticano II introduce la diferencia entre arte religioso y arte sacro. El primero tiene una inspiración religiosa, mientras que el segundo se destina a la celebración litúrgica, en Sacrosanctum Concilium (SC) nº 7 se establece la clarificación de criterios. Desde este binomio arte-liturgia el ponente hace un recorrido histórico. Las casas particulares eran lugares de reunión de los primeros cristianos, según se recoge en el libro de los Hechos. Más tarde a partir de Constantino, los espacios son proporcionales a las comunidades cristianas, aparecen las basílicas. Se acentúa el carácter sagrado del lugar, se da la separación entre pueblo y ministros. A finales del segundo milenio se da una transformación: fragmentación del espacio con altares laterales, nace la figura del predicador, pérdida del sentido del altar con la aparición de los retablos, se vive una religiosidad individualista. Otro dato importante en la historia es el Concilio de Trento, promueve la adoración eucarística, el sagrario pasa al centro, desaparece la sede y ambón. El Concilio Vaticano II en SC 7 define el arte como una de las actividades más nobles del espíritu humano. La Iglesia se declara amiga de las bellas artes, pide que los objetos litúrgicos sean dignos, decorosos y bellos. También la institución eclesial nunca sintió como propio ningún estilo artístico, pide a los artistas que se busque más la belleza que la mera suntuosidad. La Iglesia queda representada en la asamblea de los fieles. Es importante su participación en la liturgia, para ello hay que favorecer la visibilidad y audición. La primacía la tiene la Palabra de Dios. Se pretende la adaptación a la diversidad de lugares, ejemplo del viaje de Juan Pablo II a Zambia donde se encuentra con jefes de tribus vestidos con pieles de animales, el Pontífice acude con una casulla de piel de leopardo. Importancia de la sede, ambón y altar. Concluye el conferenciante indicando algunas deficiencias en los arquitectos. Se hace necesaria la adaptación a los nuevos espacios, que sean vivos; tener presente los cánones de la Iglesia en las nuevas construcciones. Buscar el equilibrio estética-liturgia y funcionalidad-simbolismo. La obra no requiere la confesionalidad del autor, pero sí el conocimiento de la liturgia, así podrá hacer un mejor trabajo.

Dejamos los espacios sagrados de la liturgia para dirigirnos a los museos. Será José Lavandera, director del archivo histórico diocesano de Canarias quien acerca a los asistentes el tema de “Los museos de la Iglesia: su función cultural y evangelizadora”. El sentido del museo eclesiástico tiene su razón de ser en el territorio, salvaguarda los objetos patrimoniales. Son obras del pasado que son testimonio de la comunidad de la Iglesia y son parte integrante de su misión. La visita a un museo eclesiástico no puede, por tanto, entenderse como simple propuesta turística o cultural. Las obras expresan la fe de los autores y deben ser comprendida en su totalidad. Debe ser entendido desde una perspectiva catequética y pastoral, la prioridad es servir al fin para el que fueron creados. Los destinatarios fundamentales de los museos son los creyentes, ya que el museo no puede convertirse en centro de sí mismo. Debe contemplarse desde tres perspectivas: cristológica, eclesiológica y antropológica. En este sentido, existe por tanto una labor formativa dirigida a creyentes y a quienes no lo son. En cuanto a la tipología reflejan realidades territoriales: diocesanos, parroquiales, interparroquiales. En referencia a estos últimos el profesor Lavandera señala que existen varios como es el caso de Lanzarote y Fuerteventura, en Gran Canaria en Gáldar y en Telde existe un proyecto. En toda esta tarea hay que valorar los recursos humanos y financieros, es importante la custodia, evitar la humedad, existencia de señalización y seguridad en cuanto a extinción de incendios. Las principales dificultades son de tipo económico y la falta de ayuda institucional. Todo este trabajo es una labor de equipo donde hay diversos profesionales: pedagogo, teólogo, psicólogo, especialistas… El empleo de la tecnología puede ser un buen apoyo hoy. Finalmente, el profesor Lavandera concluye afirmando que el reto de la Iglesia es hacer hablar de Dios al propio patrimonio.

La segunda parte de la tarde la ocupan los órganos y las imágenes. "Los órganos históricos de Canarias, un patrimonio en vías de recuperación al servicio de la liturgia" será la conferencia de Rosario Álvarez Martínez, Catedrática de Historia de la Música de la Universidad de La Laguna. Expone su trabajo de investigación. El archipiélago cuenta en cuatro de las islas con 72 órganos musicales de diferentes épocas y de distintos estilos. Sitúa en la historia su función al servicio de la liturgia y expone la restauración de los mismos. Lo fundamental que plantea la catedrática Álvarez es la importancia de la formación de los organistas con el fin de dar uso a estos instrumentos y ponerlos al servicio de la liturgia con una música digna, decorosa y bella que eleve el espíritu. En Canarias existen 22 instrumentos restaurados. El reto ahora está en la recuperación de la música al igual que hemos recuperado los órganos.

El cuarto día de esta semana concluyó con la ponencia de Gerardo Fuentes Pérez, Profesor de Historia del Arte de la Universidad de La Laguna, sobre “La imagen artística y su recuperación en el espacio litúrgico”. Hoy día ha crecido el interés por las obras de arte y por el pasado. La obra de arte es un legado histórico con su propio lenguaje, en la Iglesia tiene su categoría en el ámbito litúrgico. Materializa la palabra, facilita la comprensión de las verdades eternas. Hay que superar el quedarse en la epidermis, no basta con la obra en sí, sus materiales y técnicas. Interesa utilizar el arte como lenguaje, como catequética. Para ello se hace imprescindible la superación de lo meramente estético y buscar por tanto, la belleza como trascendencia. Concluyó el profesor Fuentes destacando la necesidad de formación con el fin de poder facilitar la contemplación del arte.

La semana llega casi a su fin. Para el viernes el ámbito de estudio del patrimonio será el jurídico. Isabel Aldonondo Echevarría, Catedrática de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid presentará “Régimen del patrimonio cultural de la Iglesia en la legislación autonómica”. Otro de los ponentes será Juan Artiles, Vicario de Justicia de la Diócesis de Canarias quien expondrá “Lo común entre la autoridad civil y eclesiástica en materia de Patrimonio Histórico de la Iglesia”. Finalmente, Daniel Padilla Piñero, Profesor de Derecho Canónico del ISTIC, disertará sobre “Bases para la cooperación Iglesia-Estado en defensa del patrimonio histórico artístico cultural”. La nota musical de clausura la ofrecerá José Ignacio Pascual Alcañiz, Profesor del Conservatorio de Música de Las Palmas de Gran Canaria, con un concierto de arpa.

(Julio Roldán)




Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-3 | Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-5

Versión para imprimir