Usted está aquí: Formación Instituto Superior de Teología de Canarias  
 FORMACIÓN
Instituto Superior de Teología de Canarias
Aula Manuel Alemán
Bibliografía
Formación permanente
Formación en línea
Formación general
Formación moral
Formación bíblica
Formación teológica
Formación filosófica
Formación científica
Formación derecho canónico
Formación espiritual
Formación justicia social
Formación mariológica
Formación catequética
Formación ecuménica
Formación misionera

HISTORIA: XIV JORNADA IGLESIA EN CANARIAS- 2
 

Martes, 13 de marzo de 2012

“La Iglesia necesita ofrecer más acogida y escucha”
Juan María Laboa, catedrático emérito de la Universidad Pontificia de Comillas

La tarde del martes, segundo día de las Jornadas de Historia de la Iglesia arranca con un gran conocedor de la realidad histórica eclesial en España. Se trata de Juan María Laboa, catedrático emérito de la Universidad Pontificia de Comillas, quien presenta “La labor social en España en el siglo XIX”.

El eje central de la conferencia lo sitúa en la caridad y el amor en la vida de la Iglesia. La labor social de la Iglesia es una consecuencia del Dios amor. Toda historia del cristianismo debe tener la práctica del amor a Dios y al hermano, pues es el núcleo de la enseñanza de Jesús. Por eso, la caridad debe estar integrada en el amor del Padre a sus hijos y de los hijos entre sí.

La función de diaconía y servicio constituye una función congénita. Todo cristiano debiera sentirse diácono de su hermano. La lógica del servicio es propia del discípulo de Jesús. La caridad se refiere al hombre y dignidades personales promovidas por Dios. La caridad se refiere a las instituciones.

Desde este servicio, la Iglesia tiene en cuenta el bien del hombre concreto, lo respeta en su individualidad. Pablo VI en su discurso de clausura del Concilio dice: “el ser humano es el objeto”. El amor a Dios es una palabra vacía si carece de una verdadera acción, de dignidad, de responsabilidad. Es inútil hablar de grandes cielos a quien no tiene dignidad, a quien está marginado…

En la acción social, en ese intento de acercarse a la gente que sufre, está sola, el centro debe ser la persona de Cristo, del ser humano y el dolor siempre acompañándonos. No se puede hacer historia de la caridad sin ternura. La ternura de la Iglesia debiera ser su característica en un mundo alejado, increyente en todo. Muestra los ejemplos de los hermanos de Foucauld, así como los curas obreros como realidades eclesiales que intentan hacerse presentes entre la gente.

El catedrático Laboa plantea la cuestión de si se puede dar caridad sin justicia, tema tan importante, como el del signo de los tiempos, categoría bíblica, que indica hasta qué punto se da cuenta del reto que tiene la Iglesia y cómo responde.

Dos constataciones en este tema: la caridad la hacen los millones de cristianos anónimos. El pobre, el anciano, el disminuido,…no es un grupo entre otros, a ellos se dedicaron las religiosas en el siglo XIX. Este tiempo es el siglo femenino por excelencia en el mundo religioso, pues muchas congregaciones nacieron y se dedicaron a todas las necesidades que la época industrial tenía. En un siglo en que la mujer está en casa y tiene a sus hijos, el mundo de la vida religiosa muestra una gran presencia de la mujer en puestos de responsabilidad. Gran parte de las congregaciones dedicadas a luchar contra la pobreza, se dedican a la enseñanza, porque gran parte de Europa se ha creado en colegios religiosos.

Finalmente, concluye Juan María Laboa con una llamada a que hoy son necesarias menos palabras, sermones y encíclicas y sí más testigos, espacios de acogida y necesidad de escucha. Hoy la gente no escucha porque cree que lo sabe todo, pero sigue estando necesitada de cariño y comprensión, tarea que la Iglesia puede dar.

Continúa la tarde con la segunda ponencia por Mª Carmen Sevilla González de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Laguna, quien presenta “La desamortización eclesiástica en las Islas Canarias”. A finales del siglo XVIII, se produce la ruptura de una simbiosis entre el poder eclesiástico y el civil. En este contexto de ruptura, de hostilidades entre el Estado y la Iglesia, aparecen dos reproches a la Iglesia: el hecho que los eclesiásticos no pagaran impuestos y que no había derecho a que la Iglesia tuviera tantas propiedades. La meta del proceso es el siglo XX, promulgación de la constitución de la segunda república, donde se dice que España no tiene religión.

La palabra desamortización es una expresión que para unos indica, una manifestación de la política liberal para romper con los tabús del siglo XX y para otros, mecanismo del que se valió el Estado para acabar con lo que no le interesaba.

Se trata de un conjunto de más de 300 disposiciones jurídicas que el poder jurídico promulga. Es además, un mecanismo diacrónico porque empieza en 1798 y no termina realmente. Es también un proceso discontinuo porque la política del siglo XIX fue muy convulsa. Características son su heterogeneidad, pues en cada territorio tiene su propia fisonomía. También produce cambios en la titularidad de las propiedades, el Estado ordena que las propiedades pasen de una persona a otra y ese cambio era involuntario.

En las islas, para algunos la desamortización responde a una venganza de los liberales del siglo XIX, envidiosos del poder que habían acumulado algunos sectores de la Iglesia, explicación que no convence a la ponente puesto que no aclara el por qué siglos antes ya hubo normas desamortizadoras. La monarquía española ha sido desastrosa en su acción económica. En el siglo XVI esto también se comentaba. A partir del siglo XVI, nobles y eclesiásticos serán interés progresivo del monarca.

Para los liberales haber impulsado la desamortización era un verdadero mérito. En la desamortización del siglo XIX se rompen las relaciones con la Santa Sede.

Cuestiones centrales: lo desamortizado es el patrimonio eclesiástico (propiedades inmuebles, muebles y rentas), todo ello formándose desde la Edad Media. Hasta el siglo XIX lo que se había hecho era amortizar porque la Iglesia no las podía vender, prohibido por las normas del derecho canónico. Se acusaba a la Iglesia no pagar impuestos.

Detalles de cómo se plasma la desamortización en el archipiélago canario. Los políticos sabían que la situación del archipiélago canario era desastrosa.

Etapa de 1789-1808: Importancia del diezmo, representaba el 10% de las cosechas distribuido entre la monarquía, situaciones comprometidas y el resto para la Iglesia. Desde aquí, en esta realidad se imponen a las islas cuatro tipos de impuestos: herencias, depósitos judiciales, venta en subastas de propiedades institucionales piadosas y la venta de bienes de los jesuitas.

Etapa de 1820-1823: concentración de propiedades desamortizadas en pocos compradores; pertenecientes al clero; primera reflexión sobre el diezmo y de la necesidad de eliminarlo, idea disparatada, pues con el diezmo el clero rural podía sobrevivir. En las Cortes de 1820, donde se plantea la eliminación del diezmo, estaba el gomero Ruiz de Padrón,de ideas liberales y muy cristiano, propone el mantenimiento del diezmo, como sostenimiento de la labor pastoral en el ámbito rural.

Consecuencias de la eliminación del diezmo en 1830: debido a la desamortización desaparecieron objetos de mucho valor.

Realmente ¿sirvió la desamortización para algo? Los bienes salen a subasta con un valor muy inferior al que tenía porque no había dinero, así que no sirvió de nada. Cuestiones por saber: los diputados desde el año 1934 hasta finales del siglo XIX, están mudos, no han levantado nunca la voz para hablar y plantear los temas que preocupaban al archipiélago; la segunda cuestión es que no se sabe cómo funcionó la desamortización en los territorios periféricos. Una conclusión importante: el patrimonio eclesiástico desapareció.

Concluye el segundo día de esta semana con la comunicación ”Congregaciones religiosas y labor social”, a cargo de Ruyman Hernández Santana, del Departamento de Historia de la Iglesia del ISTIC, sede Gran Canaria.

Del siglo XIX al XX se dan congregaciones religiosas con gran labor social. Esta llegada masiva se debe a la llegada del obispo Cueto, a las circunstancias sociales y expansión económica. Cueto es consciente de las carencias de la comunidad isleña y pone todos los medios a su alcance para aliviarla. Se pone manos en la obra con las obras sociales.

Las Hijas de Cristo Rey aparecen por el Padre Cueto y estas se afincan en Madrid. Vienen a Canarias junto con Cueto, cinco religiosas. En el momento de su llegada solo hay una comunidad de las Hijas de la Caridad, que no dan abasto. Las Hermanitas de los ancianos desamparados son la segunda congregación creada aquí en Canarias. Se instala primero en la Calle de los Reyes. Su carisma es el cuidado de los ancianos y pobres. Luego aparecen las Dominicas, creadas por el Padre Cueto, dedicadas a la enseñanza y a la mujer. Surgen también las Siervas de María que asisten a los pobres en sus casas y se llegan a encargar del asilo del Puerto de la Luz.

En la referencia a la presencia masculina, destacan los Misioneros claretianos, llegados en 1881.El obispo Pozuelo presenta un testimonio muy interesante sobre la presencia de los claretianos en Canarias. Otras congregaciones masculinas serán los misioneros de San Vicente Paúl, Hermanos de la Salle…

Concretando, la Iglesia ha ido construyendo una idea de protección social a la par que llevando a cabo obras sociales.

Para el miércoles, tercer día de las Jornadas, está prevista a las 4,30 de la tarde la ponencia sobre “La asistencia sanitaria en Canarias”, por Justo P. Hernández González , profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna. Le seguirá la intervención de Francisco Fajardo Spínola, profesor titular de Historia Moderna de la Universidad de La Laguna.

Finalizará la tarde del miércoles con dos comunicaciones. Por un lado, “La labor social en Canarias en la segunda mitad del siglo XVIII”, por Juan Carlos Arencibia, del Departamento de Historia de la Iglesia del ISTIC, sede Gran Canaria. “Preocupación social del Obispo José Cueto a través de algunos escritos suyos y de su época” por Inmaculada Egüés Oroz, profesora titular de Formación del Profesorado de la ULPGC y Mª Teresa Murillo Ortega, del Departamento de Historia de la Iglesia del ISTIC, sede Gran Canaria.

Julio Roldán




Crónica diaria de las XIV Jornadas de Historia

   
Crónica diaria de las XIV Jornadas de Historia de la Iglesia en Canarias por Julio Roldán.

Vea:
- Historia: XIV Jornada Iglesia en Canarias- 1
- Historia: XIV Jornada Iglesia en Canarias- 2
- Historia: XIV Jornada Iglesia en Canarias- 3
- Historia: XIV Jornada Iglesia en Canarias- 4
- Historia: XIV Jornada Iglesia en Canarias- 5

Vea también:
HISTORIA DE LA IGLESIA EN CANARIAS
- Libro: Historia de la Iglesia en las Islas Canarias
- Historia de la Iglesia en Canarias
- La Huella y la Senda, video sobre la Historia de la Iglesia en Canarias
- Historia
- www.istic.es
Vea también:
- Historia: XIII Jornada Iglesia en Canarias- 1
- Historia: XIII Jornada Iglesia en Canarias- 2
- Historia: XIII Jornada Iglesia en Canarias- 3
- Historia: XIII Jornada Iglesia en Canarias- 4
Vea también:
- Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-1
- Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-2
- Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-3
- Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-4
- Historia: XII Jornadas Iglesia en Canarias-5



ISTIC: Historia de la Iglesia en Canarias

HISTORIA DE LA IGLESIA EN CANARIAS
- Libro: Historia de la Iglesia en las Islas Canarias
- Historia de la Iglesia en Canarias
- La Huella y la Senda, video sobre la Historia de la Iglesia en Canarias
- Historia
- www.istic.es
   



Historia: XIV Jornada Iglesia en Canarias- 1 | Historia: XIV Jornada Iglesia en Canarias- 3

Versión para imprimir