Usted está aquí: Formación Instituto Superior de Teología de Canarias  
 FORMACIÓN
Instituto Superior de Teología de Canarias
Aula Manuel Alemán
Bibliografía
Formación permanente
Formación en línea
Formación general
Formación moral
Formación bíblica
Formación teológica
Formación filosófica
Formación científica
Formación derecho canónico
Formación espiritual
Formación justicia social
Formación mariológica
Formación catequética
Formación ecuménica
Formación misionera

HISTORIA: XVI JORNADAS IGLESIA EN CANARIAS - 1
 



 

“Visitas pastorales, tesoro de noticias”

Mª Milagros Cárcel Ortí, en las Jornadas de Historia de la Iglesia

Crónica diaria.
Lunes, 11 de abril de 2016

El aula magna del ISTIC en el Campus de Tafira, en Gran Canaria, acoge hasta el próximo jueves estas XVI Jornadas de Historia de la Iglesia. El lugar, antigua capilla del seminario en tiempos del Obispo Pildain. En el acto de presentación, este lunes 11 de abril, intervienen D. Cristóbal Déniz, director del ISTIC, D. Juan Carlos Arencibia, secretario de las Jornadas de Historia de la Iglesia y D. Francisco Cases, Obispo de la Diócesis de Canarias.

El director, D. Cristóbal Déniz, señala la referencia a la exhortación apostólica del Papa Francisco “La alegría del evangelio”, en la que se ofrece una parte dedicada a la “piedad popular”, y destaca su fuerza evangelizadora. En este sentido, esta semana pretende ser un acercamiento a lo que es la expresión de la fe del pueblo canario. Destacan tres figuras destacadas de Obispos que se contemplarán a lo largo de estos días: Codina, Verdugo y Pildain. Asimismo, se acercarán distintos acontecimientos como fue el Sínodo diocesano de 1947, la construcción del Seminario, el Concilio Vaticano II, los pobres y la cuestión social. Todo ello favorecerá un mejor conocimiento de la historia de la Iglesia en Canarias.

Por su parte, el secretario de las Jornadas, D. Juan Carlos Arencibia, recuerda el inicio de este evento hace ya treinta años. Ante la diversidad de términos, enmarca la expresión “religiosidad popular” como el más general y aglutinante. De ello, han hablado diversos autores como Manuel Alemán en su libro “Psicología del hombre canario” y Felipe Bermúdez en “Fiesta canaria”. Otro nombre a destacar Monseñor Carlos Amigo, gran conocedor de esta realidad. Hace mención de la “Evangelii Nuntiandi” del beato Pablo VI,donde en el número 48 destaca no solamente los límites de la religiosidad popular, sino también todas sus posibilidades. Y finalmente, señala su actualidad en el magisterio del pontificado del Papa Francisco.

Cierra el acto de presentación el Obispo quien reconoce la magnitud del trabajo realizado por quienes nos han precedido, afirmando que “vemos más lejos porque vamos a hombros de gigantes”. Declara inauguradas estas Jornadas.

La primera ponencia de esta semana es de la Dra. Mª Milagos Cárcel Ortí, profesora titular de la Universidad de Valencia. Ofrece el tema “Una fuente para la historia de la sociedad religiosa y civil: las visitas pastorales”. Se trata de un recorrido histórico, en el que la visita a las parroquias de la Diócesis se remonta a los orígenes de los primeros siglos del cristianismo y forma parte del ministerio del Obispo.En los siglos XIII y XIV tiene su decadencia, pero en el siglo XV la visita pastoral no sólo es un derecho del Obispo, sino también un deber. Con el Concilio de Trento, tiene varios fines, por un lado el control del clero y los laicos, y por otra parte lo referente al culto. Hacia el siglo XVI se realiza de modo más continuado, ya que se hacen anotaciones sobre las mismas. Se constituyen así como un tesoro de noticias sobre la vida de las parroquias. Aunque ofrecen datos, no son un referente sociológico, acercan el nivel de vida del clero y el pueblo, confirman en la fe. Tienen sus limitaciones todos estos escritos, no es un estudio en profundidad, depende mucho de quien lo redacta, por lo que es conveniente cotejar con otras fuentes documentales. En la visita pastoral hay: una parte ritual, otra sobre inspección de los bienes y una última sobre la vida de las personas. Nacen dificultades con ocasión de guerras, ruptura de relaciones diplomáticas, exilios de los Obispos… En 1851 se da una recuperación tras el Concordato con la Santa Sede. El siglo XIX presenta novedades como el centralismo de la educación, nuevas formas de movilización católica…El panorama de las visitas pastorales en el siglo XX queda aún pendiente para los investigadores.

La segunda ponencia de la tarde de este lunes corre a cargo del Dr. Juan Carlos Arencibia quien diserta sobre “Los obispos ilustrados y la religiosidad popular”. A través de una gran documentación, se refiere fundamentalmente a cinco prelados: Juan Bautista Cervera (1769-1777), Joaquín Herrera de la Bárcena (1779-1783), Antonio Martínez de la Plaza (1785-1790), Antonio Tavira y Almazán (1791-1796) y Manuel Verdugo y Albiturría (1796-1816). Trabajan por purificar la fe de los canarios, pero la ponencia destaca sobre todo a Antonio Tavira y Almazán, Obispo de nuestra diócesis entre 1791 y 1796, quien realiza una visita pastoral por todo el Archipiélago. Según algunos autores la expresión “religiosidad popular” aparece a partir del siglo XVIII, fruto de una crisis interna de la pastoral católica, ante los ataques de los ilustrados y revolucionarios contra las supersticiones, a los que los obispos se enfrentan atrayendo a las masas populares. Tavira se preocupó por la formación tanto de los sacerdotes como del pueblo, el respeto por el culto según proponía la Iglesia en sus libros litúrgicos, crear una nueva estética litúrgica y arquitectónica, impulsa la comunidad parroquial y al párroco, crea cofradías de la caridad y promueve una moral rigurosa.

Concluye este primer día con el Dr. José Miguel Barreto, del Departamento de Historia de la Iglesia, autor de la conferencia “ Pildain: Para algunos llegué demasiado tarde”. Antonio Pildain, como Obispo de Canarias, se caracteriza por su defensa de la Iglesia Católica, la formación del clero, su fidelidad a Roma y la opción por los pobres. Su acción más importante es salvar vidas y proteger a las víctimas y sus familiares de la represión franquista en Gran Canaria. Elegido prelado de Canarias el 18 de mayo de 1936, su consagración no se produce hasta el 14 de febrero de 1937 en Roma, donde reside los primeros meses de la Guerra Civil. En ese tiempo, el gobierno intenta impedir la consagración definitiva de Pildain como Obispo de Canarias. Ante ello, Pío XI no accede y promueve su viaje hacia Canarias. Llega a Las Palmas de Gran Canaria el 19 de marzo de 1937. A los pocos días inicia una enorme tarea que se prolongará durante 22 años: salvar vidas y amparar a las familias de las víctimas y los presos a causa de la represión tras el golpe de Estado. Este compromiso con los perseguidos fue percibido por las autoridades de la dictadura en las Islas como una clara deslegitimación del Régimen. Fue considerado no sólo el Obispo de los pobres, sino también de los perseguidos.

Para el martes, segundo día de estas Jornadas están previstas tres ponencias. Abrirá la tarde, la Dra. Mª Milagros Cárcel Ortí, profesora de la Universidad de Valencia sobre “Metodología para la investigación en la Historia de la Iglesia local”. Le seguirá la Dra. Graciela García Santana, del Departamento de Historia de la Iglesia, quien disertará sobre “Las visitas de Buenaventura Codina”.Cerrará el Dr.Eloy Alberto Santiago, profesor del ISTIC sobre “El Sínodo diocesano de 1947: el ideario pastoral del Obispo Pildain”.

Julio Roldán García

Vea también:
- Historia: XVI Jornadas Iglesia en Canarias - 2
- Historia: XVI Jornadas Iglesia en Canarias - 3
- Historia: XVI Jornadas Iglesia en Canarias - 4
- Historia: XVI Jornadas Iglesia en Canarias - 5

- Crónica diaria de las XV Jornadas de Historia 2014
- Crónica diaria de las XIV Jornadas de Historia 2012
- Crónica diaria de las XIII Jornadas de Historia 2010
- Crónica diaria de las XII Jornadas de Historia 2007

- Instituto Superior de Teología de Canarias
- Historia de la Iglesia en Canarias
- Historia




Teología- XI Jornadas de... Crónica 5 | Historia: XVI Jornadas Iglesia en Canarias - 2

Versión para imprimir