Usted está aquí: Horarios y recursos Recursos muy útiles  
 HORARIOS Y RECURSOS
Horarios de misas
Adviento: Materiales
Navidad: Horarios y materiales
Cuaresma: actividades
Semana Santa: Horarios
Fechas de Domingos y Fiestas
Fiestas religiosas en la diócesis
Imágenes religiosas en la diócesis
Santoral católico
Archivos parroquiales
Documentos pastorales
Homilías
Recursos muy útiles
Multimedia
Discapacitados
Islas Canarias

EVALUACIÓN DE LA IGLESIA
 

EVALUACIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA

Les ofrecemos un material para reflexionar en grupo sobre la Iglesia en el mundo de hoy. El presente trabajo no lo hemos realizado en formato cuestionario porque los aspectos a analizar son numerosos y complejos. El material se ha pensado como una breve reflexión
que provoque el diálogo entre los asistentes.



¡LA IGLESIA TIENE QUE CAMBIAR...!

Muchas veces oímos con cierta frecuencia la expresión: "La Iglesia tiene que cambiar,… la Iglesia está anticuada, tiene que modernizarse…"

Ciertamente, hay aspectos que hay que perfeccionar; nunca estamos del todo hechos. Cuando parece que ya hemos conseguido algo, la realidad se nos impone y hay que actualizarlo una y otra vez.

El Concilio Vaticano II aportó a la Iglesia unos cambios de trascendentales consecuencias y no por eso se difuminó la presencia del Señor en nuesto tiempo. Hoy más que nunca las palabras de Jesús: “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el final de los tiempos…” tienen actualidad.


PROVOCACIONES PARA DESPERTAR EL DIÁLOGO

Cambios, según y como...

Todos tenemos que cambiar, pero hay cosas y cosas. Hay matices mejorables, expresiones que se pueden actualizar, pero otras no se deben de tocar ya que en ellas va la identidad de nuestra fe. Es la Iglesia la que debe establecer el qué y el cómo de los cambios.

La Iglesia no debe admitir (como tampoco lo hace ningún otro grupo humano) presiones exteriores a la propia comunidad.

Muchas veces vemos como sacerdotes y seglares comprometidos se suman a la "locura del cambio" sin bases objetivas y, lo que es peor, sin sentido común...

La realidad de la Iglesia no debe amoldarse al mundo presente. El Evangelio siempre tiene que ser la conciencia crítica de nuestro momento histórico. Tratar de domesticar el Evangelio según el momento presente es tan injusto como querer que todo gire alrededor de una sola persona o una ideología.

Que la Iglesia tiene que cambiar, nadie lo duda. Lo que hay que matizar bien son los cambios que se deben hacer. Cada cambio debe ir acompañado de dosis lo suficientemente importantes de Evangelio, de sentido común y de amor.
Los cambios de la Iglesia tienen que venir iluminados por la acción del Espíritu Santo. ¿Somos capaces de dejar que el Espíritu Santo actúe en nuestra realidad presente? ¿Cómo actúa el Espíritu Santo en el momento presente?


¿Por qué no cambias tú?
Cuando la gente alejada nos dice que la Iglesia tiene que cambiar, lo primero que hago es ver la sociedad actual en la que vivimos y me encuentro lo siguiente:

Drogas
Corrupción política
Estafas
Asesinatos
Padres que matan a sus hijos
Hijos que matan a sus padres
Violaciones
Prostitución
Tráfico de órganos
Tráfico de armas
Tráfico de niños y niñas
Alcohol
Sida
Corruptelas de todo tipo
Difamación
Traición.
Depresiones
Graves atentados a la naturaleza
Explotación sexual de la mujer
Asesinatos de mujeres a mano de "compañeros sentimentales" y esposos
Contaminación ambiental
Destrucción de material histórico
Esclavitud
Acoso sexual
Paro
Explotación de los trabajadores
Mentiras
Calumnias
Terrorismo
Aborto
Incumplimiento de todos los derechos humanos
Derroche de dinero público
Pobreza
Marginación
Partidos políticos corruptos
Sindicatos ideológicamente dirigidos
Apoyo a los que mantienen las injusticias sociales
Silencio cómplice
Miedo
Traumas de todo tipo
Suicidios
Guerras
Violencia infantil y juvenil
Sectas
Narcóticos de todo tipo
Violencia en las aulas
Hijos abandonados por los padres
Divorcios
Niños recién nacidos tirados a la basura
Anticonceptivos
Embarazos infantiles
Fuga de menores de sus casas con profesores
Tortura
Falta de libertad social y política
Promiscuidad sexual
Infidelidad
Conductas desviadas de todo tipo
Accidentes de tráfico
Violencia gratuita
Pena de muerte
Explotación laboral infantil
Incultura
Analfabetismo
Abandono de los más débiles
Desprecio
Emigración
Xenofobia
Racismo
Intolerancia
Persecución religiosa y política
Ejecuciones militares
Amenazas
Falta de sentido común
Distribución injusta de las riquezas
Infelicidad de todo tipo
Desamor
Corporativismo
Marginación de la mujer
Abandono de los enfermos crónicos
etc. etc. etc.

Pero algunos sólo dicen que “La Iglesia tiene que cambiar…” colocando a la sociedad en un supuesto escalón superior y desde el cual puede determinar las necesidades de "perfección" de otros grupos... En muchos aspectos ¿No será la Iglesia exponente de muchas de las realidades sociales que vivimos?

Creo que todos somos los que tenemos que cambiar incluidas las injustas estructuras sociales que hemos creado… Pero no quedarnos sólo en “La Iglesia tiene que cambiar…” Todos tenemos que mejorar.

La Iglesia debe tener primero oídos para Dios; luego, escuchar con caridad, fraternidad y prudencia al pueblo de Dios que peregrina en cada tiempo de la historia; después, oir el sentido común del momento presente y, luego, escuchar al mundo con sus propuestas y alternativas. Querer invertir los órdenes nunca ha supuesto ningún cambio sino mas bien confusión…

El mundo debe interrogar a la Iglesia y trabajar juntos para cambiar la sociedad y a la Iglesia que en ella habita. Nadie puede quedar excluido ni hacer oídos sordos al tiempo presente y a la necesidad de los cambios (de conversión decimos los cristianos) tan necesarios en nuestros días.

Ya saben: “¡¡La Iglesia tiene que cambiar!!” Pero la sociedad también…


Preguntas para dialogar en grupo:

1.- ¿Qué puede y no puede cambiar la Iglesia dentro de su propia institución?

2.- ¿Qué tiene que cambiar la Iglesia con más urgencia?

3.- ¿Qué aspectos de tipo práctico son los más urgentes y necesarios de cambiar por parte de la Iglesia?

4.- ¿Te sientes libre en la Iglesia Católica?

5.- ¿Cuáles son los problemas más graves de la Iglesia en la sociedad actual?

6.- ¿En qué está "anticuada" la Iglesia y cuál es la novedad que aporta a la sociedad?

7.- ¿La Iglesia está aliada con los más pobres y necesitados de la sociedad o mas bien está orientada a la atención de los más poderosos?

8.- ¿Responde la Iglesia a las necesidades del mundo de hoy?

9.- ¿Qué puede hacer un cristiano para cambiar la Iglesia?

10.- ¿Qué no entiendes de la Iglesia como institución?

11.- ¿Qué valores aporta la Iglesia a la sociedad actual?

12.- ¿Qué valores aporta la sociedad actual a la Iglesia?


©2001 Mario Santana Bueno.
www.buzoncatolico.org




Atacar a la Iglesia: seis estrategias | Rincón de lo útil: Comunicación de bienes

Versión para imprimir