Usted está aquí: Iglesia Universal Nueva Evangelización  
 IGLESIA UNIVERSAL
S.S. Francisco
S.S. Benedicto XVI
Nueva Evangelización
Año de la Fe
Año de la Misericordia
Diócesis y Obispos de todo el mundo
Conferencia Episcopal Española
Pastorales
Noticias

EVANGELIZAR EN NUESTRA ÉPOCA
 

LA EVANGELIZACIÓN EN NUESTRA ÉPOCA
La acción del laico se vuelve indispensable para que la misión de la Iglesia llegue a cumplirse en todos los hombres

En la actualidad, el mundo requiere de una nueva evangelización, pues la mente, las condiciones de vida y la problemática del hombre son diferentes.

• La Iglesia vive una profunda crisis de la que poco a poco se está rehaciendo con grandes esfuerzos y que ha dejado una triste secuela de pérdida de fe, de falta de vocaciones sacerdotales y religiosas, de incertidumbre y desorientación en muchos fieles.

• Hay más gente a la que se debe orientar y atender y el número de sacerdotes es insuficiente para ello. La acción del laico se vuelve indispensable para que la misión de la Iglesia llegue a cumplirse en todos los hombres.

• Han surgido, dentro del seno de la Iglesia, diversos grupos y organizaciones que corrompen la pureza de la fe y la recta interpretación de la doctrina, fomentando lo que ellos mismos llaman un “magisterio paralelo”, opuesto a las enseñanzas del Santo Padre y de los Obispos en comunión con él.

• La acción de innumerables sectas y grupos pseudorreligiosos, patrocinados por instituciones millonarias, que se están infiltrando cada vez con mayor fuerza en las familias católicas. Todo católico debe ayudar a formar a los demás para que sean capaces de defenderse de este ataque abierto contra la familia y la fe.

• Por otra parte, analizando al hombre moderno vemos que después de varias décadas en las que quiso olvidarse de Dios en su vida, de pronto ha surgido en él una especie de despertar espiritual. El hombre ha descubierto de nuevo que tiene alma y cuerpo y que la felicidad no la puede encontrar en la tierra.

Hoy en día el hombre:

• Entiende perfectamente que es una persona única e irrepetible. Desea ser auténtico y le disgustan los dobleces y las hipocresías. No puede aceptar una religión teórica, separada de su vida real.

• Se siente responsable del mundo que lo rodea. Ya no está sujeto a la naturaleza como en la Edad Media. Ahora sabe que la naturaleza es un material para “modelar”.

• Debido a la automatización, el hombre goza de mayor tiempo para la recreación, para el descanso y la familia, pero recibe un trato menos personal en su vida. Puede ser que en su lugar de trabajo lo traten como un número o como una máquina, o que su trabajo consista en dialogar todo el día con una computadora. Esta situación ha generado en la mayoría de los hombres un sentimiento de solidaridad hacia los demás. Desea ayudar y ser ayudado; comprender y ser comprendido; escuchar y ser escuchado.

¿Cómo debe ser la nueva evangelización?

La nueva evangelización que necesita el mundo de hoy debe estar enfocada al hombre actual con las características que hemos descrito.

• Debe promover un cristianismo personal. No sólo conocimiento doctrinal y memorización sino plena vivencia de una relación personal con Cristo.

• Debe promover verdaderas acciones de fe, movidas por la responsabilidad de la conciencia y no sólo innumerables ejercicios piadosos.

• Debe siempre estar basada en las primeras fuentes: la Biblia y la liturgia, de modo que el hombre capte su vida en función de la historia de la salvación.

• Debe promover un cristianismo terrenal que no separe lo eterno de lo mundano. Que el hombre se percate de que la fe es algo para vivirse en lo cotidiano y que todos sus actos tienen un valor sobrenatural.

• Debe promover la solidaridad entre todos los hombres mediante el mandamiento del amor.

(Fuente: es.catholic.net)




Evangelización, primera... | Evangelización y Movimientos eclesiales

Versión para imprimir