Usted está aquí: Iglesia Universal Diócesis y Obispos de todo el mundo  
 IGLESIA UNIVERSAL
S.S. Francisco
S.S. Benedicto XVI
Nueva Evangelización
Año de la Fe
Año de la Misericordia
Diócesis y Obispos de todo el mundo
Conferencia Episcopal Española
Pastorales
Noticias

JUAN PABLO II, FALLECIMIENTO: UNIDOS EN EL AMOR
 

UNIDOS EN LA FE, LA ESPERANZA Y EL AMOR.


Hoy más que nunca nos sentimos unidos a los millones de hermanas y hermanos católicos de todo el mundo que agradecen a Padre Dios el rico pontificado de Su Santidad Juan Pablo II, y ruegan por él con un corazón agradecido.

Gracias Juan Pablo II por tu lucha, por tu entrega, por vivir el Evangelio como lo vivió Jesús.

Nos sentimos unidos también a los millones de personas de buena voluntad que desde la increencia u otros credos se hacen solidarios con nuestro dolor. Admiran en Juan Pablo II a un ser humano transformado por la fuerza de Dios.

El Papa es un hombre alcanzado por Cristo, que fue capaz de seguirle unas veces de pie, alegre. Otras veces siguió a Cristo de rodillas en los momentos de soledad e incomprensiones. En muchas ocasiones siguió a Cristo arrastrándose por el dolor y el sufrimiento. Pero siempre le siguió, sin escatimar cruces ni Getsemaní...
Hoy que lloramos en el Papa al Lázaro amigo de Dios tenemos más que nunca encendida nuestra esperanza en que quien murió en la cruz lo tenga ya en su Resurrección.

Hoy más que nunca la Iglesia mira a María nuestra Madre del Cielo que también le abre los brazos a quien siempre le amó. "Todo tuyo". La Virgen tuvo que esperar un poco para estrecharle, ahora sí para siempre, en sus maternales brazos.

Hoy la Iglesia de la tierra llora y se alegra, mientras que la Iglesia del cielo es toda alegría.

Si lloramos por el hermano que nos deja recordemos que su muerte es un encuentro con quien nos ama. Estuvo esperando muchos años este momento de ver cara a cara a quien le ama. Hoy, por fin, la muerte ha sido vencida en Juan Pablo II. Ya no tendrá más dolores, más sufrimientos, más gestos de humana dolencia. El cuerpo ha sido superado, la debilidad humana ha sido vencida; ya sólo le queda el amor que le tenemos y el Amor en quien ya vive para siempre.

Cada oración, cada Eucaristía, cada Rosario, cada amor repartido encuentra hoy una vez más la respuesta cara a cara del protagonista de su vida.

Sólo nos queda decir: "Gracias Señor por el regalo que en Juan Pablo II hiciste a la Humanidad. Gracias porque no te olvidas de nosotros y nos sigues enviando personas excepcionales que nos recuerdan siempre que el Amor es quien tiene, de verdad, la última palabra."

Permanezcamos unidos en la oración y en el Amor.
Un fuerte abrazo a todos,

BUZÓN CATÓLICO
2 de abril de 2005
www.buzoncatolico.com




Juan Pablo II: Un pontificado que cambió el mundo | Televisión del Vaticano:Centro Televisivo Vaticano

Versión para imprimir