Bautismo: ¿Se puede cambiar de padrino/os?

- Por una serie de motivos, mi esposa y yo queremos que no figure como padrino la persona que elegimos en su día (hace 10 años) como padrino de nuestro hijo. ¿Se puede borrar de alguna manera en la partida de bautismo de mi hijo el nombre de su padrino? ¿Se puede cambiar al menos el nombre del padrino por el de otra persona?

- ¿Podemos quitar al padrino de bautismo de nuestro hijo porque ha sido declarado pederasta...?

- ¿Podemos quitar a los padrinos de nuestra hija porque se han pasado a otra religión...?

Una vez celebrado el sacramento del bautismo NO se puede cambiar de padrinos, ya que lo que refleja el certificado de bautismo es una realidad histórica que se celebró con las personas concretas que aparecen en el documento. Hacer cualquier cambio sería simplemente falsificar la realidad.

Los padres tienen que tener muy en cuenta la importancia de elegir bien y conscientemente al padrino o padrinos de sus hijos ya que esto supone una vinculación que al menos documentalmente será para siempre.

Lo mismo que no se puede cambiar ningún dato en la partida de bautismo se extiende también a cualquier documento histórico o partidas o certificados de sacramentos ya celebrados. Por ejemplo: porque una persona sea infiel en su matrimonio no se puede cambiar o borrar su nombre en la partida de su matrimonio. El documento refleja un acto que en su momento concreto se realizó, no los resultados que después se derivaron de dicho acto. Por tanto, no se puede realizar ningún cambio en las partidas, excepto los del propio titular, si hay algún error convenientemente detectado y probado documentalmente.

Vea también:
- Bautismo ¿pueden renunciar los padrinos?




(c)2014 DIÓCESIS DE CANARIAS - Islas Canarias - España - www.diocesisdecanarias.es - www.diocesis.tel Quedan todos los derechos reservados IMPORTANTE: Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde sólo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver. La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiástica quienes tienen que decidir en cada caso que es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda en el texto póngase en contacto con su párroco.

Imprimir esta página