Usted está aquí: Secretariados Medios de Comunicación Social  
 SECRETARIADOS
Arte Sacro
Pastoral de la carretera
Apostolado Seglar
Cáritas Diocesana de Canarias
Catequesis
Clero: Delegación para sacerdotes
Enseñanza
Juventud
Liturgia
Medios de Comunicación Social
Misiones
Pastoral Familiar
Pastoral del Mar
Pastoral Obrera
Pastoral Penitenciaria
Pastoral de la Salud
Pastoral del Sordo
Turismo y Ecumenismo
Pastoral Universitaria
Pastoral Vocacional
Patrimonio Histórico
Nuevos Mvtos. Rel.y sectas
Solid.Pueblos Empobrecidos
Animación Sociocultural

EVANGELIZACIÓN E INTERNET
 

Internet y evangelización: Nuevas redes para evangelizar

No es casualidad que aquellos pescadores dejaron las redes a la orilla del lago de Galilea para seguir a Jesús (Mt 4, 18-20). Dejar aquellas redes de peces para entregarse más de lleno a la pesca de personas. Ahora las redes tendrían otra función más humana y cercana al proyecto de Dios; los mares son otros, las personas son distintas. Hay otras escenas donde aparecen las redes pero para nuestro tema me quedo con la narración de "La pesca milagrosa" (Lc 5, 1-11). Las redes y las barcas son abandonadas después de una fructífera pesca. Dejaron las redes después de obtener muchísimo fruto del mar de la vida. Fue Jesús quien animó a aquellos desanimados pescadores a echar la red mar adentro. Hoy nos sucede algo parecido.

Después de dos mil años de cristianismo se nos anima de nuevo a trabajar con redes, esta vez no en el lago de Galilea sino en las orillas de la vida. Las redes son hoy electrónicas y con un alcance casi infinito.

La Red
Hay un parecido más que evidente en las palabras que nos ofrece la Escritura con las realidades de nuestro tiempo. Hoy también hablamos de la red y de las redes, pero los contenidos son bastante distintos.

El mar sigue siendo el mundo pero en nuestro tiempo las redes marineras han venido a menos y la "Red" ha venido a más. Hablamos de Internet. Me da la impresión que muchos miembros de la Iglesia no han captado todavía qué significa este nuevo descubrimiento comunicativo a la hora de evangelizar.

Internet llega electrónicamente a donde nada ni nadie puede llegar: a la intimidad del hogar y de los corazones. Todavía hoy son muchos los sacerdotes y los agentes de pastoral que se preocupan mucho de que la gente vaya a la Iglesia, a los grupos, a las catequesis. Es probable que tengamos que ir cambiando de mentalidad. Ahora lo importante, en un primer momento, no es procurar que vengan sino buscar la manera de llegar hasta ellos, para que nos conozcan, para que sepan nuestra manera de pensar y de vivir, para que reciban un primer anuncio de Jesús.

Hay una humanidad a la deriva en los turbulentos mares de la vida y hay muchos cristianos que lo único que esperan es que lleguen a puerto. Yo les propongo otra aventura que es la de salir a buscarles en las tormentas de la vida y encontrarles ahí, en su casa, en la soledad de la habitación y tener un trato humano y cristiano donde no puedan sentirse nunca solos.

Interrogantes sobre Internet
Con respecto a Internet los interrogantes y las objeciones de muchos cristianos son numerosos. Veamos algunos de ellos:
- "Internet es caro"
Pues es justo lo contrario. Es el medio de comunicación más barato que existe. Muchas parroquias gastan más en su programa anual de fiestas parroquiales (flores, velas, programa impreso en papel, etc.) que lo que costaría una completa instalación para trabajar con Internet.
- "¿Y la pobreza?"
Al ser el medio más barato Internet en lugar de producir gasto lo que produce es rentabilidad. En la Red puedes estudiar, realizar infinidad de cursos, leer libros, aprender idiomas, etc. etc. de una manera totalmente gratuita. Mitad en serio y mitad en broma siempre digo que los que no están en Internet están faltando contra la pobreza.
- "Internet es muy difícil"
Cualquier invento que procure la receptividad de las masas necesariamente tiene que ser sencillo en su utilización. Es más fácil utilizar Internet que conducir un coche o hacer un buen plato de comida y dejarlo en su punto. Cualquier persona, incluidos los niños, pueden acceder a la Red sin la menor dificultad.
- "Internet tiene muchos peligros..."
Como cualquier medio de masas en la Red hay variedad de contenidos, unos buenos y otros no tan recomendables; es la historia del trigo y la cizaña que crecen juntos. Con no entrar a las páginas que no queremos tenemos más que suficiente. Si usted va por la calle y encuentra la portada de determinadas revistas no podrá elegir el que aparezcan ante sus ojos; en Internet usted puede pasar de largo sin hacerle caso. Si quiere escandaleras encienda su aparato de televisión por la noche o de día...
- "Con Internet se pierde el contacto humano"
Uno dice estas cosas y parece que hasta queda bien ante el interlocutor pero esto no es así. No existe medio de comunicación más cercano al contacto humano que Internet. Otros medios de comunicación no han gozado de tan mala publicidad como nuestra Red, pero ciertamente son más inhumanos. ¿Qué más inhumano que escuchar una voz a través de un aparato de teléfono y tener que estar adivinando el significado de los silencios, de los posibles gestos, del tono de la voz? En Internet puedes ver y hablar en directo con cualquier persona en cualquier lugar del mundo y además gratis.

¿Qué más inhumano que sentarnos delante de una pantalla de televisión que nos mantiene estáticos sin posibilidad de interactuar? En Internet se nos ofrecen múltiples posibilidades de una comunicación lo más cercana al trato humano. ¿Qué más inhumano que leer un frío periódico donde las noticias que traen ya son pasado? En Internet puedes ver la noticia en directo, incluso charlar al momento con sus protagonistas aunque se encuentren a decenas de miles de kilómetros de distancia. Ciertamente Internet no puede ofrecer por sí mismo un trato plenamente humano, somos las personas que lo utilizamos quienes debemos hacerlo...
No olvidemos nunca que Internet es un medio, nunca un remedio, para establecer lazos humanos de cierta profundidad.

¿De qué Internet estamos hablando?
Llevados de temores puede ser que los cristianos no sepamos poner en su sitio el alcance de lo que es Internet y de lo que supone para la humanidad. Estamos a las puertas de un nuevo mundo, con nuevas claves, con nueva mentalidad, con nuevo rostro y corazón. ¿De qué Internet les estoy hablando? No me refiero al uso que hacen de la Red las grandes empresas o multinacionales, tampoco a la utilización delictiva o especulativa de la Red. Cuando les hablo de Internet tengo en mi mente estas otras realidades:
- Los enfermos y los impedidos:
Para millones de personas se abre un mundo nuevo. Millones de seres humanos que viven presa de la enfermedad o de la soledad, personas imposibilitadas para asistir físicamente a centros de estudios, charlas, conciertos, avances médicos, etc. podrán desde sus propias casas establecer contactos más que profundos con otras personas de otras latitudes, y formarse y promocionarse y sentir cercanos a personas que le quieren.
- La promoción de los países en desarrollo:
Para muchos niños y jóvenes del Tercer Mundo se les abre posibilidades inimaginables de promoción cultural y social a través de la Red. Donde llega un teléfono o un cable de la luz eléctrica llega también Internet; pero pronto, en muchos lugares donde llega una onda como la de un aparato de radio, también estará Internet. Hay países que son tan pobres que tardarán más en incorporarse a este desarrollo pero lo que sí es seguro es que tarde o temprano todos navegaremos en la misma Red. No digamos de las posibilidades sanitarias y técnicas que se ofrecen a esos países para aliviar el sufrimiento humano. Si se puede ya realizar una operación a distancia también podemos llegar al corazón de un ser humano desde la misma distancia, lo único que tenemos que procurar es conocer el método que nunca falla: comunicarnos de corazón a corazón.
- La voz de los más débiles
Mientras los cristianos estemos perdiendo tiempo, un valioso tiempo, entre miedos y desconfianza sobre Internet no estaremos colaborando en la escucha de los más débiles. A través de la Red podemos conocer problemas y realidades humanas que no salen ni en los periódicos ni en la televisión. Unas veces porque no son noticiables, otras porque no interesan que salgan a la luz pública. Internet será cada vez más el más fiel aliado de los más débiles del mundo, tiempo al tiempo.
- Un espacio de intercambio de culturas, tolerancia y respeto
Siempre me ha encantado el significado de la palabra "católica" (universal). Siempre he creído que tenemos que ser altavoces del amor que Dios nos tiene y pregonarlo desde todas las azoteas posibles.
Vivimos en un mundo donde las realidades son cada vez más vecinales. Ya no podemos pasar indiferentes ante la cultura de los otros ni los demás ante la nuestra. Todos seremos cómplices culturales de todos. Muchas ideologías que han hecho tanto daño a la humanidad no hubiesen tenido ningún eco si primero fueran pensadas y conocidas por la humanidad. El pensar y reflexionar juntos nos lleva a querernos más. Bien dice la Palabra que nadie quiere al que no conoce. Hoy Internet es la mayor enciclopedia de la vida que existe.

Me daría una profunda tristeza que en un futuro oigamos decir: "Conocí a mi actual esposa por Internet", "El trabajo que tengo lo conseguí por Internet", "Mi mejor amigo lo conocí navegando por Internet". No me gustaría que la Red se quedase muda para las cosas de Dios. Sería muy bonito oír decir a alguien: "La primera vez que oí hablar de Cristo fue en Internet "y así comenzó una gran historia de fe...”

©2004 Mario Santana Bueno.




Calendario parroquial ¿cómo hacerlo? | Jornada Medios de Comunicación 2009

Versión para imprimir